Comprender la vivienda justa

Fotografía © de Bernard Kleina

La discriminación en materia de vivienda perjudica enormemente no sólo a familias y personas, sino a comunidades enteras.

La discriminación en materia de vivienda no sólo restringe la elección de vivienda, sino que perpetúa la segregación residencial. La discriminación en materia de vivienda y la segregación residencial contribuyen a:

  • Desigualdades sociales y económicas al impedir el acceso a oportunidades educativas, laborales y de otro tipo;
  • Personas sin hogar, desinversión en los barrios y pobreza concentrada;
  • Disparidades en la propiedad de la vivienda y la acumulación de riqueza personal; y
  • Estereotipos, miedos, prejuicios y percepciones por parte de los consumidores de que determinadas viviendas o zonas no son abiertas o no serán acogedoras.

Mientras que refuerza los sentimientos de privilegio y ventaja entre algunos, la discriminación y la segregación en materia de vivienda deja a otros desesperados por verse relegados a un estatus intrínsecamente inferior en la sociedad estadounidense.

La región de Nueva York tiene una de las poblaciones más diversas de Estados Unidos. Aún, la discriminación en materia de vivienda y la segregación residencial son muy frecuentes. Un estudio de 2021 clasificó el área metropolitana de Nueva York como la más segregada del país*.

Todos deberíamos poder vivir en comunidades abiertas, accesibles e integradoras. Para progresar como comunidad debemos sustituir el odio, la intolerancia y la discriminación por la compasión, el respeto y la inclusión. Esto significa reducir el aislamiento racial y la pobreza concentrada, eliminar las barreras discriminatorias a la elección de vivienda, garantizar que las viviendas sean accesibles para las personas con discapacidad y ampliar las oportunidades para todos en nuestra región.

Leyes de vivienda justa

La historia de la discriminación en materia de vivienda y la segregación residencial abarca más de un siglo. Y durante esta larga historia, se han logrado muchos avances significativos en el movimiento por una vivienda justa para que las comunidades sean abiertas, accesibles e inclusivas para todos.

Las leyes de vivienda justa nos protegen a todos de la discriminación en materia de vivienda. En la región de Nueva York, existen leyes federales, estatales y locales que prohíben la discriminación en el alquiler, la venta, el aseguramiento y la financiación de viviendas.

La Ley Federal de Vivienda Justa prohíbe la discriminación por motivos de:

  • Carrera
  • Religión
  • Color
  • Sexo (incluida la orientación sexual y la identidad de género)
  • Origen nacional
  • Estado familiar
  • Discapacidad

La Ley de Derechos Humanos del Estado de Nueva York incluye todas las características protegidas a nivel federal y prohíbe también la discriminación por motivos de:

  • Edad
  • Estado civil
  • Estatus militar
  • Fuente legal de ingresos
  • Situación de inmigración/ciudadanía
  • Condición de víctima de violencia doméstica, delitos sexuales y acoso

La Ley de Derechos Humanos del Estado de Nueva York también prohíbe investigar los antecedentes penales.

La Ley de Derechos Humanos de la ciudad de Nueva York incluye todas las características protegidas federales y estatales, y prohíbe también la discriminación basada en:

  • Estado de pareja domestica
  • Ocupación legal
  • Altura/peso

Otras localidades de la región de Nueva York tienen leyes de vivienda justa que prohíben la discriminación en la vivienda basada en otras características protegidas. Póngase en contacto con la FHJC sobre las protecciones disponibles en virtud de estas leyes locales.

Qué puede hacer usted

Aún queda mucho trabajo por hacer para eliminar la discriminación en materia de vivienda en la región de Nueva York. Por eso, el FHJC ha desarrollado nuestro programa de acción para eliminar la discriminación en la vivienda; promover políticas y programas que fomenten comunidades abiertas, accesibles e inclusivas; y reforzar las leyes de vivienda justa.

Hay muchas formas de participar en esta labor:

  • Denunciar la discriminación en la vivienda es el primer paso para acabar con ella. Si usted ha sido discriminado o conoce a alguien que lo haya sido, el FHJC puede ayudarle con las denuncias de discriminación en materia de vivienda. Para denunciar la discriminación en materia de vivienda haga clic aquí.
  • Dado que la discriminación en la vivienda es tan sutil, el FHJC también inicia proactivamente investigaciones para identificar, documentar y eliminar la discriminación sistémica en la vivienda. Más información sobre nuestro innovador programa de pruebas aquí.
  • El FHJC reconoce que las personas pueden ejercer sus derechos a una vivienda justa cuando están mejor informadas. Por eso, el FHJC lleva a cabo actividades educativas y de divulgación para concienciar al público sobre los derechos a una vivienda justa. Si está interesado en obtener más información o en organizar una formación sobre el derecho a una vivienda justa en su comunidad, haga clic aquí.
  • El FHJC aboga por programas y políticas que promuevan el desarrollo de una comunidad más abierta, accesible e integradora. Si está interesado en convertirse en un defensor de la vivienda justa en su comunidad, obtenga más información aquí.
  • Sin el apoyo de nuestros probadores, abogados colaboradores, organizaciones asociadas, voluntarios y donantes, no podríamos llevar a cabo plenamente nuestro innovador programa de acción para eliminar la discriminación en materia de vivienda en la región de la ciudad de Nueva York. Si está interesado en unirse a nuestro movimiento, haga un donativo al FHJC aquí.

(* Las raíces del racismo estructural, UC Berkeley, 2021)